Conspiración extraterrestre y lo absurdo del ser humano.

ovninubeEstamos solos? Esta eterna duda debería aclararse simplemente con mirar al cielo y ver el amplio catálogo de estrellas que nos contempla, pero no, parece que hace falta más pruebas, esas pruebas que nadie le pide a la ciencia, pero si se les pide a los testigos OVNI. Creer o no creer no es la cuestión, ya que esto va acompañado de distintos niveles de ignorancia, las pruebas tienen la misma validez que el criterio de aquel que las analiza, por lo tanto tampoco es irrefutable la sentencia que puedan dictar.
La ocultación sistemática de evidencias que nos dicen que somos visitados constantemente por inteligencias externas al planeta, casi roza lo patético, pero ¿Como demostrar a la población lo que sucede encima de sus cabezas cuando son incapaces de apartar la mirada de su ombligo? Así cualquier esfuerzo se torna inútil. La conspiración en la ocultación extraterrestre, pasa por evitar que el sistema se caiga ante esta evidencia, arriesgarse a que una inteligencia extranjera nos evidencie lo estúpidos que somos por creer en dioses que no lo son, por pagar por cosas que son gratis, por trabajar en tareas que no implican un enriquecimiento personal o un bien global, nos puede demostrar no solo que no somos tan inteligentes, sino que, se puede crear un conflicto y comenzar a rodar las cabezas de unos tipos que viven muy bien tal cual está montado el negocio. Naves estrelladas, círculos en las cosechas, miles de abducciones, millones de avistamientos, otros tantos miles de contactos. Testimonios de astronautas, militares, oficiales de inteligencia, pilotos, operadores de radar, hasta Papas han evidenciado su existencia, pero todos ellos son cuatro zumbaos y dos paletos que dicen haber visto luces, a saber. Detrás de todo ese maquillaje institucional, detrás de la institucionalidad notarial que aporta la NASA, detrás de la incredulidad del humano de a pie, solo existe el miedo, miedo a romper los enclenques pilares en los que se asientan sus dogmas, por ello se gastan millones y millones en demostrar que la única vida que existe por encima de las nubes es solo microscópica. Bacterias diminutas que se adaptan a lo que sea, capaces de vivir en entornos extremos con temperaturas inviables para la vida, soportando radiaciones que dejan en pañales a cualquier central nuclear creada por el hombre. Además de mostrarnos enconadamente pruebas fotográficas, en un precioso blanco y negro, de los cráteres lunares o del anaranjado rojizo de los desiertos marcianos, fotos retocadas de una forma un tanto chapucera, después nos dicen que el resto de planetas del sistema, o son gas o están congelados y ala, tira millas. Llevamos décadas pensando que es cuestión de tiempo que esto termine por aclararse y las administraciones acaben claudicando y confirmando las evidencias, pero debemos empezar a dejar de ser tan crédulos, si esperas una evidencia oficial con respecto al fenómeno OVNI, busca un buen sitio y espera sentado.

Anuncios